Banner
No hay por que tener prisa
Escrito por Froilán Pérez   
Miércoles 06 de Junio de 2012 20:47

Nacemos llorando. Parece que al abrir los ojos nos despertamos a la realidad del mundo donde viviremos hasta la muerte. La niñez pasa rápidamente. En ella absorbemos los buenos o malos ejemplos y nos vamos formando una personalidad. Vemos niños traviesos, otros sumisos, unos alertas, otros desorientados. La prisa que tienen algunos padres en ver crecer sus hijos, hace que los conduzcan a brincar etapas de crecimiento.

Vemos niñas vestidas como señoritas y niños imitando a cualquier ídolo que esté de moda. Llega la adolescencia y esos niños a quienes los padres les adelantaron la etapa de la niñez se comportan agresivamente pues quieren ser tratados como adultos. Creen que se las saben todas.

Exigen de sus padres la ansiada libertad.  Muchos padres caen en su juego. Los dejan salir solos hasta altas horas de la noche. Vemos como los llevan a los centros nocturnos y allí los dejan a merced de la lacra de la sociedad.

Lamentablemente son los padres, aquellos que le permitieron a los hijos toda clase de capricho los que le conducen a la destrucción. Es así como vemos adolescentes matando gente en la calle. Jóvenes que a temprana edad no tienen una meta en la vida.

No hay porqué tener prisa.  Dejemos que nuestros niños disfruten su inocencia. Permitamos a los adolescentes estudiar sin trasnochar. Acompáñalos a visitar la iglesia de tu preferencia. Dios es la solución. El fruto será una sociedad más saludable.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions