Banner
Una Experiencia de Vida
Escrito por Froilán Pérez   
Miércoles 06 de Junio de 2012 20:45

Nace un niño prematuro, diminuto, todos en la familia lo mimaban por ser tan pequeñito y siempre sonriente. Fue estudiante de honor, muy querido por sus maestros y conocidos. No conocía la malicia. Al trasladarse del campo al pueblo para seguir estudios hace amistad con otros adolescentes que tenían experiencia con cigarrillos y drogas. Una fumada, después otra: “Eso no es na” decían.

Más tarde le ofrecen Marihuana, alcohol y otras sustancias controladas, siendo aún estudiante de escuela superior. Estas sustancias le afectaban su comportamiento y enfrentó varias situaciones con sus padres. La rebeldía lo atrapó.

Se gradúa y comienza a estudiar barbería ya que ésta era su pasión. Gente que decían ser sus “amigos” le invitaron a participar de un mundo diferente al que él había conocido.

Le ofrecieron dinero, fama, mujeres, etc. En su mente fluyó una película donde imaginó la vida llena de todas las cosas materiales que muchos jóvenes ambicionan tener.

Pero…él pensaba que tenía el control. Cada día que pasaba se hundía más en su laberinto. Era como una película de terror y suspenso donde uno no puede despertar. Pierde su hogar, ya que su tiempo se lo dedica a la calle.

En la calle enfrenta nuevos problemas, pero sigue en su engaño de querer hacer dinero, pensando que si tenía dinero sería feliz. Se ve solo. Enfrentó el peligro de vivir la vida loca.

La tristeza, la soledad, lo invadía y esto lo acercaba más a la calle. Pero…no quería escuchar. Cada consejo, era repudiado con coraje. Personas especiales, se acercaron y le pidieron que acudiera un fin de semana a un retiro espiritual. Pensó “nada tengo que perder, vivo en la oscuridad”.

Lo vio como unas vacaciones y no pensaba que ese retiro sería la llave para efectuar un cambio. Un viernes entró en total oscuridad, sin entender el mal que se estaba haciendo y sale un domingo en la noche totalmente transformado con Dios como escudo.

Este joven hoy te hace el llamado, dando gracias al padre Todopoderoso, Rey de Reyes, para acercarme a ti joven. No permitas que otros te presionen a hacer cosas para complacerlos.

Dios, él sí nos indica el camino correcto y verdadero. Valoremos nuestra vida. No la desperdiciemos. Dios, muchas veces permite que pasemos experiencias negativas y de ahí aprendemos a ser fuertes, a valorar nuestra familia, a comprender a otros.

Son situaciones difíciles que llegan y otras que están por llegar. La vida es un continuo aprendizaje. Si nosotros superamos y nos transformamos podemos ofrecer a nuestros hijos una vida mejor. Haz que tus experiencias te den conocimiento para bien.

Esa es la mejor ganancia. El dinero va y viene. De nada sirve tener cosas materiales si estás solo o acompañado por gente que te dará la espalda cuando las cosas se ponen mal. Aprendamos a ser sabios siempre acercándonos al más valeroso, al que todo lo puede, acércate a Dios. Te espera con los brazos abiertos.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions