Banner
¡Qué Gran Día!
Escrito por Evelyn Cruz Santos   
Viernes 09 de Febrero de 2018 20:55

El miércoles 31 de octubre fue un gran día para mí. Al igual que Teresa de Jesús siempre he sido una “fémina inquieta y andariega”. Desde que sufrí la isquemia he estado muy limitada. Pero si alguien permite que me “arreguinde” de su brazo derecho, voy a donde sea. Pero pocos quieren cargarme.

A excepción de mi hijo Amir, su novia Yadira, mi sobrina Ginette., mi querido amigo Carlos Román y su esposa Zoraida y mi adorada amiga Marilyn Franco quien me regaló un gran día. Ese día fue a buscarme a Caguas para llevarme a una cita en Cayey con el Dr. José Key. Y gracias a Dios llegamos justo a tiempo.

Allí me trataron a cuerpo de rey, ya que el doctor es casi como de mi familia. Terminado todo el procedimiento era hora de almorzar y le digo a mi amiga: “¿Donde vamos a almorzar ?” Y ella me contesta “ Cachual, no tengo hambre” Marilyn me dice Cachual desde hace más de 25 años atrás cuando yo solía peinarme en el “beauty” de Olga y ella iba por allí los sábados.

Siempre que llegaba, le decía a Olga que quería un estilo casual. Y esta Marilyn de hoy y de siempre, se burlaba diciendo cachual. Y así me dice entre nos, porque cuando me presenta se deshace en elogios. Yo no sé porqué suelto mi lengua y le digo:”Pues yo me comería un pescado en Salinas, porque hace más de 20 años que no voy a Ladis.” Y ella arranca para Salinas aunque tiene su compromiso de tutorías a las tres de la tarde en  Cidra.

El paisaje de la zona Sur de Puerto Rico me conmueve. Siempre dije que ese juego de montañas son los Alpes puertorriqueños. A Marilyn también le encanta y se embobece guiando aunque no puede detenerse. En momentos así es cuando me duele el recuerdo de Carlos Santos el mejor y más sensible fotógrafo cidreño. Mis correrías con Carlos por los campos cidreños alimentaban mi alma. Mi viaje con Marilyn renovó mi espíritu.

Lo más cómico de mi amiga es que ella me regaña cuando se pierde porque realmente yo nunca sé donde estoy. Me dice que años atrás ella “jangueaba” por Salinas con Armandito, Aramburu y Carmen Yulín porque tenían una gran amiga la doctora Heiss. Ella vivía en una casa que tenía su muelle y allí  se tenían las bohemias.

Pero Marilyn usa de punto de referencia los árboles que como sabemos se fueron con San Agapito alias María, al igual que los rótulos que nos indican a donde ir. Por fin vemos el pueblo de Salinas, sus casas antiguas, su plaza y su hacia  la derecha: la playa. Y llegamos a El Dorado ya que Marilyn conoce a Alex al dueño del lugar, y allí después de saludos y de ver los peces enormes dando saltos en el agua y de envidiar a los dueños de los yatecitos que duermen sobre el mar, nos sentamos a almorzar.

No me acuerdo el pescado que pidió Marilyn solo recuerdo que lo pidió en mantequilla. Yo me aferré al decir español que  asegura que “en el mar el mero y en la tierra el cordero” y  pedí un delicioso mero al mojo con tostones de pana. Ella los pidió de plátano y creo que se arrepintió porque miraba los míos, con ojos golositos y hasta me pidió que intercambiáramos uno Luego postre.!.ummm. que hartera!

Como siempre, Marilyn saludó a los comensales de al lado y me presentó como escritora de los libros de la Serie Básica, como novelista y como perio-dista, pero lo más importante y lo que debió decir, es  que es una gran amiga que me regalo un gran día.. Camino a Caguas me dice que no tiene tiempo de llevarme a Caguas  por el compromiso que tiene.

¡Y que a mí! Me voy a verla enseñando a aprender y me alegra saber, que le agradece a Toña Cruz mi hermana lo que aprendió como maes-tra. Gracias Marilyn por tu hermosa  dación de Amor y de Amistad. No pusiste reparos en tener la paciencia para compartir con una envejeciente, quien tiene impedimentos.Conozco tus actos de amor y de servicio para muchos de tus vecinos y compueblanos pero solo de oidas lo sabía, ahora mi corazón lo sintió y está más cerca de ti.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions