Banner
Entre la Espada y la Pared
Escrito por Pablo “Pablin” Centeno Rivera   
Jueves 25 de Enero de 2018 15:15

Puerto Rico se encuentra entre la espada y la pared.  Por un lado la filosa espada de Estados Unidos con la aprobación de la Junta de Control Fiscal y su misión de cobrar a todo costo la deuda con los bonistas, la no inclusión de la isla  dentro de lo que se conoce como mercado doméstico, atractivo para el establecimiento de más industrias de inversión norteamericana,  y la imposibilidad de que se nos otorgue la estadidad en un futuro cercano.

Y por otro, la pared, un país en bancarrota, sin modelo económico, sin un plan de trabajo hacia el futuro y con muy poca disposición para enfrentar la libertad y la soberanía. Tal parece que nuestro pueblo no tiene escapatoria de caer mal herido bajo la espada del poder que nos controla o chocar con la pared invisible del miedo que padece todo ser humano cuando es liberado y tiene que enfrentar la responsabilidad de su total libertad. Dar cara a éste dilema requiere una dosis de dignidad, astucia e inteligencia y una buena carta bajo la manga a la hora de la negociación.

El senador Marco Rubio ha sido bastante claro en sus expresiones sobre la posibilidad de la estadidad en un futuro previsible cuando asegura que no hay ambiente en el Congreso para respaldar cualquier petición de Puerto Rico relacionada con el asunto. Dice el Senador que el gobierno de Puerto Rico debería concentrar sus esfuerzos en levantar la economía, y trabajar con la devastación que dejó a su paso el huracán María, y no insistir en llevar los dos asuntos a la vez.

Es clara la intención del gobernador Ricardo Rosselló, ante la amenaza que representa el avance de la Comisionada Jennifer González para controlar la base estadista de su partido, para no perder el sitial de estandarte de la estadidad dentro de su electorado. El liderato estadista, además, tiene el temor de que el Presidente Trump, en un arrebato, decida ofrecer u otorgar la independencia para Puerto Rico de golpe y porrazo.

Mientras el hacha va y viene el palo descansa, dice el refranero popular. Pienso que el gobierno debería centrar su atención en la gobernanza del País.  Revolucionar el sistema de educación, virarlo patas arriba, y mejorar el sistema de enseñanza desde abajo hacia arriba. De manera tal que si faltan fondos, en un momento dado, se reduzcan gastos en la cúpula del sistema y no en el salón de clases.

Que se auditen las finanzas, se cumpla con los policías, se energice el país, se eche a correr la economía y la producción de empleos. Hay que administrar, gobernar, y hacerlo bien disminuyendo el crimen, controlando la politiquería y la busconería. El asunto de los servicios de salud debe ser atendido. En fin, si el gobernador se pone a trabajar en lo que se supone, tendrá mejor chance para revalidar en el 2020.

Para el pueblo, según mi apreciación, es más importante regresar a la normalidad, acelerar la instalación de energía y agua potable, que seguir con la cantaleta de la estadidad e invirtiendo tiempo y dinero en comisiones político partidistas que no tienen la más mínima oportunidad de conseguir resultados en la inmediatez.

Lo nuevo es una ley del gobierno para pedir votar por el presidente. Estos pasos son un juego a la fantasía tratando de “pescar” al ignorante. ¡Una pérdida valiosa del tiempo!  El pueblo siente la herida de la espada en sus costillas, herida de dignidad que evoca los tiempos del látigo del opresor. Insisto en un nuevo trato que abra caminos sobre bases firmes y seguras. Nuestra carta de triunfo tiene que ser la de un pueblo dispuesto a romper cadenas. Y si la espada del norte rechaza la integración, como se espera, rompamos la pared, que es solo un espejismo de miedo, camino de la plena soberanía.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions