Banner
Procede un Nuevo Trato
Escrito por “Pablin” Centeno Rivera   
Jueves 18 de Enero de 2018 16:43

Desde mi punto de vista Puerto Rico necesita volver a la mesa de negociación con Estados Unidos para discutir un nuevo trato, una nueva relación, que cambie y garantice la participación del país en la toma de decisiones sobre asuntos que afecten sus mejores intereses. Llego a esta conclusión después de haber estudiado algunas formas y maneras de reconstruir nuestra patria ante la grave crisis económica que nos llevó a la quiebra y los efectos devastadores del huracán María sobre nuestra debilitada economía.

No hay forma en la que podamos establecer bases económicas, y planes de desarrollo, dadas las limitaciones que nos impone el gobierno de Estados Unidos. La aprobación de la Junta de Control, decisiones adversas en el tribunal federal, la no inclusión de Puerto Rico dentro de la nueva ley  contributiva lleva al país a exigir un nuevo trato político para sus ciudadanos.  El actual estatus se hace obsoleto por las recientes decisiones del Congreso que restan poderes para levantar nuestra economía.

En mis viajes por el centro de la isla observo como en Barranquitas, Orocovis, Comerío y Naranjito los agricultores han ido levantando sus plantaciones de plátano y otros productos agrícolas. En Cayey, Cidra y en los pueblos circundantes la economía hace esfuerzos por levantarse a pesar de que la mayoría no tiene luz eléctrica, agua potable, comunicaciones por internet y sus carreteras están en pésimas condiciones.

Tengo la esperanza de ver surgir la cosecha de café, pollos parrilleros, plantas ornamentales y tantas otras actividades comerciales que le dan vida económica a la región de la Cordillera Central. Sabemos que después del huracán María, y dentro de la situación económica del gobierno, somos otro Puerto Rico. No podemos seguir extendiendo la mano hacia el norte a menos que demostremos capacidad para levantar el país, de su actual situación económica, y hablemos del estatus.

No obstante, el optimismo de la gente, y su esfuerzo por volver a levantarnos, choca dramáticamente con el estado de situación del País, desde antes de los huracanes Irma y María, debido a la eliminación de incentivos por parte de Estados Unidos para las industrias establecidas en Puerto Rico. Por más plátanos que cosechemos nunca vamos a alcanzar el nivel económico y social que teníamos cuando existía la Sección 936 y sus miles de empleos en las industrias que operaban desde Puerto Rico.

Actualmente nuestra economía ha disminuido sustancialmente y los recaudos en Hacienda no son suficientes para pagar nómina, ofrecer servicios a las personas indigentes, y correr el go-bierno.  Se espera en los próximos meses que varios municipios se vean obligados a cerrar, colapse el sistema de salud y no sabemos hasta donde la Junta de Control  Fiscal ordeñe la vaca y pueda dejarnos sin leche.

El Presidente de Estados Unidos Donald Trump ha ido imponiendo su criterio de ayudar a las grandes industrias, haciendo esfuerzos para traer a los estados aquellos industriales norte-americanos radicados en el exterior, con el propósito de generar nuevos empleos y fortalecer la economía de su nación.

Puerto Rico quedó fuera de los planes de Trump.  Lo que augura la posibilidad de que los puertorriqueños perdamos algunas industrias, y empleos, a menos que nuestro gobierno logre que el congreso y el presidente aprueben “algo” para Puerto Rico. Procede un llamado de unidad en los tres partidos para poner sobre la mesa el asunto del estatus exigiendo un nuevo trato con poderes para proteger los intereses del país.  ¡El pueblo deberá estar listo para revisar su relación con Estados Unidos!

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions