Banner
El Privilegio de Servir
Escrito por CPA Luis A. Soto Rivera   
Lunes 11 de Diciembre de 2017 16:36

El primer paso antes de llevar a cabo un acto de servicio hacia el prójimo es identificar la necesidad en el otro. Cuando éramos pequeños era necesario que nuestros padres no solamente nos indicaran dónde existía una necesidad de servicio, sino que también en muchas ocasiones nos obligaran a realizarla porque nuestra perspectiva de la vida tal vez no incluía conciencia de servir. No obstante, los que han avanzado hacia un mayor grado de servicio responden con sumo gozo frente a una invitación de servir porque han entendido que este es uno de los mayores privilegios que se le ha concedido al ser humano.

Existe un nivel de servicio en el cual debemos ver la necesidad antes de que el otro diga algo.  Cuando transitamos por los lugares donde llevamos a cabo nuestras tareas cotidianas es necesario que estemos atentos a las oportunidades que se nos presentan en cada lugar.  Por ejemplo, Cristo vio la necesidad de lavar los pies de sus discípulos e hizo algo al respecto. El servicio no es tal hasta que se convierte en acciones concretas hacia los demás.  Por tal razón, Cristo se levantó de la mesa, tomó una toalla con agua y comenzó a limpiar los pies de sus amigos.

Para cultivar este aspecto de nuestra vida necesitamos pedirle a nuestro Padre Celestial que abra nuestros ojos a las oportunidades que existen a nuestro alrededor y también que nos movilice a hacer algo al respecto.  Uno de los elementos que con frecuencia entorpecen nuestro deseo de servir a otros es nuestra tendencia natural a buscar algo en beneficio personal en lo que hacemos por los demás.

Claro está, ninguno de nosotros reconocería abiertamente la existencia de esta tendencia en nuestra vida. Quisiéramos creer que nuestro servicio es totalmente desinteresado.  Hay quién dice “Nadie da nada de gratis”. Jesús realizó un acto de servicio con connotaciones absolutamente domésticas. Desde la perspectiva personal no había beneficio alguno en lo que se propuso hacer.  Conociendo que este acto no modificaría en nada su situación personal, ni traería algún resultado dramático a su ministerio, Cristo escogió hacer suya la responsabilidad reservada para los siervos de la casa.

Los beneficios de servir son innumerables y nuestro crecimiento personal será a medida que respondemos ante la necesidad. Como seres humanos es indispensable que entendamos lo que significa el servicio. Cuando nos preguntamos sobre cuál es uno de más grandes privilegios en la vida, la respuesta es una sola: Servir. En estos momentos en que aún tratamos de recuperarnos del impacto del huracán María, demostremos que “Puerto Rico se levanta”  en la manera en que servimos a nuestra sociedad puertorriqueña.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions