Banner
Los Alcaldes trabajan intensamente para levantar a sus municipios
Escrito por Arnaldo García - La Cordillera   
Sábado 18 de Noviembre de 2017 15:49

Los reportes del gobierno indican un aumento en la recuperación de los servicios esenciales que fueron afectados por el paso del Huracán María. Sin embargo, los informes no son cónsonos con la realidad de los municipios en la región central.

Lo cierto es que mientras se anuncia un avance en el restablecimiento del agua y la luz, hay pueblos donde la mayoría de sus barrios están a secas y en tinieblas. Las telecomunicaciones siguen intermitentes y son más las áreas sin acceso que las que se puede conseguir señal.

Tanto el Gobierno como entidades cívicas y de la empresa privada, siguen llevando suministros a las comunidades devastadas. Hay miles de casas sin techo y cientos de familias que perdieron todas sus pertenencias.

La Agencia Federal para la Administración de Desastres (FEMA) ha trabajado con lentitud el proceso de otorgar ayudas para mitigar los daños a civiles. De igual forma el ejército falló en coordinar efectivamente la repartición de víveres.  Sin embargo, los municipios dieron cátedra en esas funciones.

Los Alcaldes trabajan intensamente para levantar a sus pueblos.  Junto a sus empleados están haciendo una labor titánica atendiendo las necesidades más apremiantes de la población. Ellos más que nadie, saben lo que hay que hacer.

En varias carreteras de la zona hay peligrosos derrumbes que son un peligro para el tránsito vehicular y el paso de peatones. Es por eso que por el momento se están colocando barreras provisionales para evitar accidentes. Si antes estaban malas, ahora son indescriptibles.

En tanto se monitorean las posibles enfermedades que pueden ser causadas por la falta de agua potable y la acumulación de escombros. Algunas empresas fueron contratadas para recoger los remanentes que mantienen un ambiente árido en las comunidades.

Los comercios tratan de operar con generadores eléctricos en la mayoría de los municipios de la zona. Esta situación ha encarecido los precios de artículos y comestibles, dejando a la población más empobrecida.
Las clases ya comenzaron en un gran por ciento de las escuelas. Ahora el inconveniente sigue siendo el agua, la electricidad, las comunicaciones, los accesos llenos de escombros y estudiantes que no pueden llegar por situaciones particulares.

Los toldos que han llegado son limitados y todavía hay cientos de casas que perdieron los techos al descubierto. La tardanza de los enserados ha sido cuestionada, dando luz a las denuncias que las autoridades no estaban preparadas para atender la emergencia.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions