Banner
De sabios saber rectificar
Escrito por Pablo “Pablin” Centeno Rivera   
Sábado 18 de Noviembre de 2017 15:26

Cada vez que escribo uno de estos artículos me cuido de no cometer errores mayores. Esta vez cometí el error de escribir Irene, en lugar de Irma en la columna de la pasada semana, refiriéndome al fenómeno natural que nos pasó raspando antes del huracán María. Si no me equivoco el mismo lapsus o confusión le ocurrió al gobernador Ricardo Rosselló.

Agradezco a varios asiduos lectores de La Cordillera que me lo hicieron saber. Puedo justificar el error diciendo que parodiaba al gobernador y así evitar el bochorno de la equivocación. Sin embargo, aprovecho el asunto para abrir el espacio y sugerir a los funcionarios de gobierno, jefes de agencia, alcaldes y legisladores reconozcan cualquier error de juicio dentro de sus expresiones o comunicaciones. Durante el transcurso de los días, próximos al desastre huracán María, varios jefes de agencia se han contradicho sobre asuntos sumamente importantes poniendo en peligro la credibilidad del gobierno y del país.  Dice el refrán que es de sabios saber rectificar a su debido tiempo.

Sabemos que todos los gobiernos ocultan desaciertos y promueven los buenos resultados de sus gestiones.  No obstante, cuando se trata de cifras o estadísticas, que se utilizan para documentar situaciones importantes que recorren el mundo de los negocios, no es una buena práctica decir o informar datos incorrectos. Revistas prestigiosas de los Estados Unidos han estado publicando críticas sobre la veracidad de las estadísticas que produce el gobierno de Puerto Rico.

Se habla de la cifra de muertos adjudicados al huracán María, de los porcientos de avances en alumbrar el país, de la posibilidad de epidemia con la enfermedad de Leptostirosis y otros renglones cuyas estadísticas son vitales e importantes para el mundo de las estadísticas y para la comunidad internacional. La credibilidad del gobierno juega un papel importante para el Congreso de Estados Unidos y su efecto en ayudas que pueden aumentar o disminuir.

Otra controversia, donde se compite por la verdad o la mentira, se desarrolla dentro de los medios de comunicación entre varios alcaldes con funcionarios del gobierno. El alcalde de Cayey se queja de la falta de atención por parte de funcionarios de la Autoridad de Energía Eléctrica y el alegado favoritismo o selección particular para alumbrar ciertos sectores específicos en su ciudad.

La alcaldesa de San Juan, Carmen J. Cruz libra una batalla con la Secretaria de Recursos Naturales por las “bombas” que impulsan el agua en lugares inundables de San Juan. El alcalde de Comerío, Josian Santiago, es otro de los que ha tenido que recurrir a los medios para aclarar malos entendidos. Así sucesivamente alcaldes de todos los partidos se quejan de la falta de buena coordinación de los servicios y ayudas que se distribuyen para los damnificados. El momento que se vive, bajo los efectos del huracán, requiere entereza y transparencia.

Por experiencia propia, debo decir, que no es fácil ponerse los pantalones de un alcalde en tiempos de tormenta. Mucho más en el peor desastre que le ha ocurrido a Puerto Rico, y a los Estados Unidos, en toda su historia. Dicho esto por la agencia FEMA. Todavía más cuando hablamos de La Cordillera, por donde pasó el ojo de María, y quedaron miles de familias sin hogar, sin comunicación, sin agua, luz ni combustible.

Con derrumbes de grandes proporciones, tramos de carreteras desaparecidas, carencia de fondos suficientes en las arcas de los municipios, refugiados, en fin, una carga pesada, para los alcaldes,  si no se cuenta con la ayuda necesaria. La esperanza está en el gobierno y su capacidad para poner en marcha un plan estratégico definido, eficiente y seguro. Hemos visto un gobernador titubeante, mirando hacia otro lado, tratando de evitar que se abra el velo de la corrupción en su administración. Ricky Rosselló debe rectificar, aceptar los errores de juicio,  reparar su gabinete, por el bien de Puerto Rico.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions