Banner
Poco a Poco se recuperan sectores de la Montaña
Escrito por Arnaldo García - La Cordillera   
Martes 14 de Noviembre de 2017 00:46

El agua está llegando paulatinamente y la luz más lentamente al igual que las Telecomunicaciones

A siete semanas del azote del Huracán María miles de familias siguen desamparadas en toda la isla y en el área central se puede ver un proceso de recuperación lento por la desorganización del Gobierno Central y Federal. La mayoría de los residentes de la montaña siguen careciendo de los servicios esenciales. Las comunidades aisladas son las más afectadas y la respuesta de las autoridades no ha sido la mejor.

La ineficiencia de algunas agencias estatales y federales sigue igual.  Ese es el sentir de la inmensa mayoría de ciudadanos que se sienten decepcionados con la respuesta del Gobierno en todo el proceso de recuperación. Los alcaldes también han expresado públicamente su frustración por la incapacidad del Estado en todo el asunto.

Tal es el caso del primer ejecutivo de Barranquitas, Francisco López, urgió del Secretario de Transportación y Obras Públicas, Ingeniero Carlos Contreras Aponte que sea más proactivo en la reparación de las carreteras en su municipio. Las expresiones fueron hechas en una entrevista con el periodista José Raúl Arriaga. De igual forma el primer mandatario de Orocovis, Jesús E. Colón, hizo lo propio denunciando la dejadez de varias agencias estatales y federales que han quedado mal en esta emergencia.

Los alcaldes se han tenido que chavar con J, para poder atender a sus constituyentes sin los recursos adecuados. Ellos más que nadie –Ejecutivos Municipales- son los principales testigos de la ineficiencia estatal y federal en la respuesta que se esperaba. Mientras tanto el recogido de basura se ha estabilizado en todos los municipios.

El servicio de agua potable es lo único que avanza satisfactoriamente y pudiera ser mejor si la Agencia Federal para la Administración de Desastres (FEMA) y el Cuerpo de Ingenieros hubieran provisto los generadores que se necesitan en las plantas de bombeo. Hay lugares donde por la falta de un solo generador de alta capacidad, cientos de familias no tienen el preciado líquido.

En estos días comenzaron a llegar los Toldos, a más de 6 semanas del Huracán que destruyó miles de viviendas. Después que la gente perdió lo poco que le quedaba aparecieron lo encerados azules. Esta emergencia comprueba que la burocracia federal es hermana de la estatal.

Los trabajadores de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) están tratando de hacer lo que pueden para reconstruir el sistema.  Mientras la agencia sigue sumergida en un meollo por la otorgación de contratos llenos de lodo, los nuestros están en la calle haciendo lo que hay que hacer.  Se espera que esta semana lleguen brigadas de varios estados para darle la mano y acelerar el proceso de restaurar el sistema, cosa que pudo haber pasado desde las primeras semanas de la emergencia.

Otras agencias de la que hay innumerables quejas es el Departamento de Transportación y Obras Públicas y la Autoridad de Carreteras los cuales han hecho lo que su capacidad les permite. Hay que ser justos y aclarar que ellos también dependen del aval de FEMA y el Cuerpo de Ingenieros de los Estados Unidos que es otra agencia federal que ha arrastrado los pies en todo el proceso.

Los escombros ya comenzaron a recogerse, pero en nuestra zona falta mucho por hacer.  Los ciudadanos también tienen que cooperar y tratar de separar lo vegetativo de todo lo demás, y ponerlo frente a sus casas, para que las brigadas puedan llevárselos.

Ya comenzó la reanudación de clases en el Departamento de Educación después que el Gobierno local se hizo cargo de certificar las escuelas que estaban aptas para recibir a los estudiantes.  El vaivén y la falta de experiencia de la firma que fue contratada para ese proceso mantuvo las aulas cerradas en todo el país.
El Departamento de la Familia ha realizado una excelente labor en los pueblos.  Los empleados han tenido que trabajar en circunstancias irregulares, sin el apoyo de las regiones y de la alta jerarquía que no se sabe si se los llevó el Huracán. También hay que destacar el Programa WIC que se ha mantenido ofreciendo un buen servicio, resultado positivo para los beneficiarios que en su mayoría son indigentes.

La telefonía celular y alámbrica por fin está restableciéndose en nuestra zona. Aunque con dificultades ya por lo menos algunas compañías están ofreciendo servicio lo que permite que en los comercios se puedan realizar transacciones electrónicas.  Esto libera un poco a los municipios en las labores de repartir alimentos y ese personal puede realizar otras funciones.  Empero, nada despinta que las compañías de celulares se quedaron atrás y ya sabemos que en una emergencia no podemos contar con ellos. La Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones se colgó en su gestión y fue deficiente.

Lo único que se ha estabilizado en el país es la criminalidad.  En lo que va de año pasa de 565 el número de asesinatos y los demás delitos se han disparado de una forma impresionante.  Aún con la manipulación de estadísticas, no han podido ocultar el fracaso en velar por la seguridad del pueblo. Los policías hacen su trabajo, pero cada día son menos y no cuentan con el equipo necesario en su gestión de proteger vidas y propiedades. La Guardia Nacional no ha sido lo que se esperaba en la función de ayudar a la uniformada en sus labores.

Las Cooperativas de Ahorro y Crédito son las #1 en todo Puerto Rico.  En nuestra zona han demostrado ser la mejor alternativa.  Desde antes, durante y después de la emergencia han estado ofreciendo servicios de excelencia a la comunidad. Felicidades a todos los ejecutivos, miembros de juntas y empleados por demostrar su compromiso con nuestra gente.  Por su parte los comerciantes también siguen brindando lo mejor a sus clientes.  Hay que comprender que las circunstancias son atípicas y han tenido que hacer ajustes para poder mantenerse a flote en medio de la crisis.

En cuanto a la emigración, medio mundo ha cruzado el charco en busca de mejores oportunidades. Personas mayores, jóvenes y niños han viajado a casas de familiares en los Estados Unidos para tratar de conseguir trabajo y emprender nuevos senderos.  Otros se fueron sin un rumbo definido, guiados por la desesperación al quedarse desempleados y en otros casos aceptando la realidad que los servicios esenciales de agua y luz no llegarán en buen tiempo en las comunidades donde residen.

Otro dato importante que destacar es la ayuda que han llevado a los sectores afectados diferentes grupos cívicos, empresariales, así como destacados artistas, deportistas y otras personalidades.  A esto se han unido organizaciones de la salud, profesionales y religiosos.  Ellos han logrado impactar lugares seriamente afectados por la devastación causada por el Ciclón.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions