Banner
ARTE DE BUEN GOBIERNO
Escrito por Pablo “Pablin” Centeno Rivera   
Miércoles 20 de Septiembre de 2017 15:24

Dentro de la dinámica que se produce en las redes sociales (internet) he advertido sobre la oportunidad que ahora tiene Puerto Rico con el paso del huracán Irma por el Caribe.  Sabemos que nuestro país está clasificado entre las Antillas Mayores con Cuba y República Dominicana.

Y aunque somos la más pequeña de dichas Antillas deberíamos mantener una ventaja en instalaciones aéreas y marinas, nuestra relación con Estados Unidos y desarrollo tecnológico. Ventaja que los gobiernos locales deben aprovechar para asumir el liderato de la región en términos comerciales y de desarrollo económico.  Puerto Rico tiene que espabilarse, darse prisa, moviéndose en la zona y en los círculos de poder “americanos” para conseguir el visto bueno.  Casualmente uno de nuestros principales periódicos editorializa sobre el tema en su edición del pasado sábado 16 de septiembre.  A ver si nos espabilamos.

El arte de hacer buen gobierno requiere abrir espacios hacia nuevas estrategias, dejando a un lado el famoso circulo vicioso de hacer lo mismo esperando que surja algo distinto, bien pensadas y trabajadas pendientes a cada detalle para lograr resultados positivos.

El arte de gobernar con éxito depende de un buen plan de gobierno que pueda estructurarse, con la participación de todo el liderato del país, para que pueda funcionar bien e inteligentemente no importa la ideología o el partido que gobierne en un momento dado. No hace mucho observé una entrevista televisiva de un ex presidente de Chile que narraba en detalle cómo los líderes políticos, de dicha nación, se unieron para desarrollar un plan de país y lo lograron.

Según la persona era casi un imposible sentar en una mesa a los socialistas de Salvador Allende y los neoliberales, capitalistas, del dictador General Augusto Pinochet.  Ellos lo lograron por Chile y nosotros, los puertorriqueños, debemos hacer el esfuerzo para rescatar el honor de la patria.

Hoy el país sur americano, Chile, goza de una economía sustentable, bastante buena, y funciona aun cuando han gobernado presidentes de distintas ideologías. En palabras sencillas el pueblo chileno ha podido mantener una economía saludable bajo gobiernos de derecha y de izquierda.

Lo que me hace pensar que en Puerto Rico podemos producir un “proyecto de País” que mueva la economía, dentro de la globalización de los mercados, sin importar el partido político que administre el gobierno.  Lo que si tiene que respetarse es el plan maestro que se produzca con la intervención de los distintos sectores de nuestras plataformas políticas.  El problema por superar es el concepto colonial en el que estamos sumergidos.  Con este asunto tenemos que bregar y no será difícil si el gobierno en el poder, el que fuere, permite un “Plebiscito” donde las tres o cuatro vertientes ideológicas se expresen con libertad.

Todavía Puerto Rico puede levantarse y penetrar los mercados latinos y caribeños, inclusive los mercados mundiales, si es que logramos “negociar” con Estados Unidos un tratado que permita abrir puertas y romper algunas cadenas que hoy día nos tienen las manos atadas y sujetos a la humillante dependencia.

La disyuntiva, el reto, por delante es si la estadidad es viable, si Estados Unidos está dispuesto a otorgarla, por un lado.  Y por otro, si no lo está, que nuestro pueblo reclame un nuevo trato que abra caminos y puertas para que nuestro pueblo pueda hacer alianzas comerciales con otros países; sujeto a los poderes que Puerto Rico delegue a los Estados Unidos.  Arte de buen gobierno no es salir en televisión anunciando la llegada de fondos federales, sino en soluciones que salgan de nuestras manos.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions