Banner
La Alcaldesa de San Juan
Escrito por Pablo “Pablin” Centeno Rivera   
Miércoles 23 de Agosto de 2017 17:48

De acuerdo como van ocurriendo las cosas, el asunto de las candidaturas para la gobernación,  las próximas elecciones del dos mil veinte parecen formar parte de la agenda de hoy de nuestros líderes políticos más importantes. El gobernador Ricardo Rosselló como que está pensando más en dicha candidatura, por las movidas que vienen haciendo Jennifer González y Tomás Rivera Schatz, que en la problemática de la crisis fiscal y la gobernación de nuestro país. No debería ser así, todavía faltan tres años y medio para las elecciones y eso (a mi entender) es demasiado tiempo por delante, para descuidar los asuntos apremiantes de una administración que se ha quedado resbalando, entre propuestas y ejecución, como esperando un “milagro” del norte que lo resuelva todo de un santiamén.

Da miedo lo que vienen discutiendo los analistas de radio, televisión y prensa, además de los periodistas y los economistas. La controversia del gobierno de Puerto Rico y la Junta de Control Fiscal puede tener consecuencias peores de las que estábamos esperando. El estado de la situación, guste o no guste, es que la Junta Fiscal tiene el aval del Congreso y del presidente de Estados Unidos. Y por ende, por la Ley PROMESA, el Tribunal Federal con sus jueces americanos. Por otro lado están los abogados de los bonistas que tienen el poder económico para presionar a todo el mundo, a favor de sus defendidos, en contra del gobierno de Puerto Rico.  La criminalidad sigue subiendo, los recortes en pensiones y otros beneficios, para los empleados públicos y pensionados, están a la vuelta de la esquina. La tormenta de problemas en Energía Eléctrica, Salud y Educación, entre otros, están claros en el radar de posibilidades.

Mientras ustedes, el pueblo, escucha la radio, lee la prensa, y comenta en los círculos de amistad/ en cada esquina de nuestras comunidades/ no vemos en el panorama un líder fuerte con capacidad para aglutinar el pensamiento común de la opinión pública. Ricky Rosselló ha descuidado la gobernación para aferrarse a la silla de Fortaleza retrayendo, fuera de tiempo, la politiquería que como el arroz y la habichuela se discute a diario en la palestra pública. El gobernador ha vuelto a tomar el “arma” de estatus para alimentar sus huestes diciendo que la estadidad llegará en tan solo cinco años. Peor aún, el Partido Popular Democrático, llamado a fiscalizar la ejecución del gobierno, también se contagió con la pelea chiquita y entra en el juego la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, con su ideal soberanista. Lo que provoca que Héctor Ferrer, presidente del partido, la enfrente tratando de evitar lo inevitable.

Carmen Julín debe tener toda libertad para que realice sus reuniones y recorra la isla en busca de la posibilidad de conseguir o no el respaldo para una candidatura a la gobernación con pensamiento soberanista. Un buen líder no debe demostrar “miedo’ ante los retos. Desde mi punto de vista, muy personal, soy popular del ala izquierda; quisiera que Puerto Rico algún día alcance su soberanía y su libertad. Sin embargo, como persona con alguna experiencia en la política, creo que el Partido Popular debe mantenerse en el centro. Somos un partido de centro. Movernos a la izquierda o a la derecha nos debilita.  Y toda aspiración para alcanzar un ideal o defender una causa  tiene que lograrse desde el poder.  Por tanto, el Partido Popular tiene que establecer un norte, ganar las próximas elecciones, trabajando duro juntando voluntades y conversando con el  pueblo.  Lo demás, vendrá por añadidura.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions