Banner
¡Qué bueno es y siempre será! Elliot Castro, Patriota y ejemplo de Ternura Deportiva
Escrito por Arnaldo García - La Cordillera   
Miércoles 26 de Julio de 2017 12:40

Elliot Castro me dio la primera oportunidad de escribir en un periódico nacional. Es por eso que no me puedo quedar callado y tal como se lo agradecí personalmente, tengo el deber de dejarlo plasmado para la historia.

Para el 1977 yo estudiaba en la vieja escuela superior José Rojas Cortés de Orocovis y desde los 15 años tuve buenos maestros que me ayudaron a incursionar en los medios de comunicación. Pedro Carlos Lugo en WPAB de Ponce, Eliut Ortega Roura en Radio Coamo y Elliot Castro, editor deportivo del semanario CLARIDAD.

Claro está, en broma y en serio eso me ganó el primer premio de mi carrera, una carpeta por la División de Inteligencia de la Policía. Cabe señalar que para aquel entonces todo el que escribía en CLARIDAD, era considerado por los dementes de ultraderecha como subversivo, pero de eso nos reíamos porque era parte del proceso.

Al enterarme de su partida, recuer-do los momentos gloriosos y jocosos, cuando fuimos compañeros de trabajo en WKAQ 580, donde se transmitía La Descarga Deportiva y yo trabajaba como reportero. Cuando me tocaba sustituir al amigo Rubén Sánchez, coincidía con Elliot Castro y siempre me sacaba el tema de los Yankees de Nueva York, por aquello de cucarme la lengua, porque sabía que yo era fanático de los Medias Rojas de Boston.

Pero fue en la huelga de la UPR en Río Piedras en el 2010, donde nos dimos el abrazo más fogoso. Allí me encontraba en la línea de piquete junto a mis hijos y en una de las vueltas coincidimos. Cuando nos encontramos nos dimos un apretón de amigos que siempre recordaré. Recuerdo que me dijo que la semilla había germinado en mis retoños y estuvimos conversando por largo rato. Fue en ese entonces que le agradecí la oportunidad de haber creído en mí, cuando apenas yo era un adolescente. Me reiteró que no fue en vano y que verme allí era la mejor muestra que no se había equivocado.

Hoy 40 años después, agradezco a Elliot Castro, su gran pasión por el deporte, su patria y sus amigos, a lo que siempre le tuvo la lealtad que todos debemos emular. Hoy no está físicamente con nosotros, pero nunca dejaré de expresar cuando escuche su nombre Elliot Castro, ¡Qué Bueno Es y Siempre Será!

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions