Banner
Los Toritos Nuevos campeones de la Sección Central
Escrito por Duldin Meléndez   
Martes 27 de Junio de 2017 17:55

Al eliminarse Cidra ante Los Toritos de Cayey y Las Piedras frente a Fajardo quedan vacante los títulos del campeón y sub campeón de Puerto Rico. Habrá un nuevo campeón y subcampeón en el 2017 con las grandes posibilidades de que Los Toritos puedan proclamarse campeones nacionales si es que Fernando Cabrera mantiene su buen dominio desde la lomita de lanzar.

Los Bravos de Cidra y Artesanos de Las Piedras, quienes acapararon todas las atenciones en los dos pasados años por ser finalistas en las series de campeonatos ya no estarán y serán dos diferentes equipos quienes se disputen el Título Nacional.

Fue una sequía bien larga para Los Toritos de Cayey. 17 años en total sin poder ganar la sección. La última vez que lo hicieron fue el año 2000. Los Toritos se alzaron con el título de la sección Central cuando derrotaron en un emocionante sexto  partido celebrado en el estadio Pedro Montañez antes más de 5 mil fanáticos con marcador 3-1 a los campeones Bravos de Cidra.

Cuando se habla de Los Bravos de Cidra hay que hacerlo con mucho respeto. Este equipo ha sido un consistente ganador en la Federación de Béisbol. Los Bravos dominaron a su antojo desde el 2005 al 2016 de forma ininterrumpida. Eso se llama consistencia y un buen trabajo de todos los líderes de este equipo.

Antes de comenzar esta temporada 2017 los Toritos y su dirigente Jaime Muñoz hablaron en su tradicional conferencia de prensa de la gran firma de Fernando Cabrera. Se le dio el rol de inicialista, relevista y hasta para cerrar los juegos. Comenzó la temporada y Cabrera no llegaba, lo que le valió el mote del “El Lobo”.

Comenzamos con tres derrotas y el dirigente aún tenía las esperanza, pero los fanáticos de Cayey se impacientaron y pedía la cabeza del dirigente Jaime Muñoz. El apoderado Héctor De Jesús se mantenía firme con su dirigente y su confianza era tal que lo dejo aún con muchos de sus asesores gratis en contra y que gritaban para que lo sacaran.

Jaime Muñoz se convirtió en un témpano de hielo y las muchas críticas sirvieron para ir preparando sus lanzadores jóvenes. Luego vino a flote el caso de José Carlos Burgos, que en un momento no quería lanzar, todo producto de algunas frustraciones ya que el equipo no arrancaba y los ojos estaban puestos en él.

A mitad de temporada Jaime y Héctor como que se dieron por vencidos en el caso de Cabrera, ya que éste no llegaba. En Panorama Deportivo dijimos que había que olvidarse del “Lobo” y seguir con lo que tenían. Ya los fanáticos habían tirado la toalla.

Sin embargo el apoderado tenía una carta debajo de la manga y cuando anunciamos de que no venía Cabrera, que ya era firme la información, apareció por arte de magia “El Lobo” Cabrera. Vino a lanzar, no hay duda de eso. Sus actuaciones le devolvieron la confianza a los jugadores y a los propios fanáticos.

Con la llegada de Fernando Cabrera los análisis eran otros. Cayey se puso en la ruta ganadora. José Carlos Burgos se liberó de la presión y comenzó a lanzar de forma magistral. Los Toritos comenzaron a ganar y avanzaron en la tabla de posiciones. Entonces las conversaciones entre fanáticos eran otras, eran de campeones y comenzaron hacer ruído y a llenar los estadios donde jugaban.

Durante el proceso ganaron un campo corto en Jan Arroyo quien una vez le dieron la posición, se acabó el evento. El recién llegado Richard González demostraba sus quilates y los veteranos Brahiam Maldonado, Joycet Feliciano y Erick Santiago comenzaron a mover sus bates. Rafael Sánchez seguía empujando y logro terminar con grandes actuaciones que aprovecharon muy bien Los Toritos. Movieron a Brian Colón al central y dejaron a Jimmy Ortiz como el gran “utility”, demostrando una ofensiva consistente.

Jaime comenzó a cuadrar el equipo sin hacer muchos movimientos solo confiando en el talento que tenía disponible. Le dio toda la confianza a Axel Vélez, su receptor y este realizo un trabajo descomunal.

Entonces era cuestión de tiempo. Jaime con su grupo de trabajo, Titito Santiago, Faelo Otero, Santana, Texidor, Juan Carlos Meléndez y el único jugador en el equipo que estuvo con Los Toritos en su último campeonato en el 1986, José “Papo” Jiménez a quien llamaban “El Corazón de Toro” quien fungió como adiestrador de los lanzadores.

Ustedes se estarán preguntando por que traje este tema en particular en blanco y negro. Porque fuimos injustos con Jaime Muñoz, el dirigente cayeyano. Su paciencia rindió frutos. Contagio a todos a su alrededor, Recuerdo que cuando perdió el tercer juego todos lo querían fulminar, menos el apoderado que creía en el y buscó la herramienta necesaria para ganar y hacer de Cayey un gran equipo. La llegada del el Lobo Cabrera y lo demás es historia.

Felicidades a ambos equipos. Fue una gran serie. Esta serie era necesaria para demostrar que los fanáticos están ahí, es solo darle un buen espectáculo y esta serie fue el mejor ejemplo.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions