Banner
Pasó el plebisicto y ahora…..
Escrito por Lcdo. Jorge M. Díaz Rodríguez   
Miércoles 21 de Junio de 2017 20:09

Desde el año 1493 Puerto Rico ha sido colonia, española hasta el 1898 y de los E.U.A. desde la fecha antes mencionada hasta el día de hoy. A partir de 1952 se nos provee un status transitorio que desde un principio era uno de carácter colonial ya que el poder final en cuanto a los asuntos trascendentales reside en el congreso y no en Puerto Rico.

Con el ir y venir político hubo épocas en que la única facción política que reconocía que éramos una colonia era la independentista. Tanto los favorecedores de la estadidad o del estado libre asociado, al igual que E.U.A. rechazaban que fuéramos una colonia. Tanto el plebiscito del 2012 como el del 2017 no han tenido la bendición del gobierno de los E.U.A. Antes del de junio de 2017 ya se nos había dicho que no se reconocía el juego de números porcentuales e interpretaciones del celebrado en el 2012.

¿Por qué no aprender de los errores del 2012 para dirigir al país a un plebiscito serio, que nos pudiera haber dado la posibilidad de salir del abismo en que estamos? No hay manera de entender cómo el P.N.P. cedió a las presiones de E.U.A. para incluir un E.L.A. que el pasado año fue declarado de manera oficial y legal colonia por el Tribunal Supremo de los E.U.A. Aquí hay dos posibilidades, estadidad o independencia.

¿Que ante esas dos opciones la estadidad sea mayoritaria? Yo no tengo dudas que eso es así, pero es responsabilidad de los que creen en otra alternativa, plantearla y defenderla. Llámese República Asociado, E.L.A. mejorado o como sea, todo aquello que no sea el E.L.A. actual pudiera ser una alternativa. Ya con las posibilidades de “status” planteadas, corresponderá a los E.U.A. asumir su responsabilidad, la cual pudiera ser: reconocer el resultado de un plebiscito serio donde las fórmulas no sean coloniales, ejercer la opción de manera unilateral de conceder la independencia, estadidad o república asociada o dejar el “status” actual.

Conforme a estudios y análisis serios y responsables, o sea que no han sido realizados por alguna persona que tenga contratos con alguna rama del gobierno de Puerto Rico ni vinculado a los partidos políticos, los E.U.A. no tienen interés en mover el estado colonial actual. ¿Por qué? El grueso del comercio que existe en Puerto Rico es uno con base en los E.U.A. Aquí operan con unas ganancias inmensas, y sobre todas las cosas con una protección contributiva desproporcional. Esas entidades comerciales son las mismas que en carácter legal tienen la posibilidad de aportar a las campañas políticas de los E.U.A. Muchas de esas entidades comerciales también están en el marco de esos bonistas por los cuales tenemos una deuda imposible de pagar, pero que a través de una junta de control fiscal se pretende que paguemos. Busque en relación a las grandes cadenas comerciales de los E.U.A. que hay en Puerto Rico, y compare su ingreso anual con el de los 50 estados y otros territorios.

Tanto en restaurantes como en comercios regulares, los que están localizados en Puerto Rico operan con una gran ganancia. Hay casos de comercios que quebraron en los E.U.A., y en Puerto Rico operaban con una ganancia por encima de toda proporción.

La última vez que hubo un movimiento a favor de enmendar la ley de cabotaje, con la intención de favorecer a Puerto Rico, los cabilderos de las uniones de los muelles y los dueños de muelles y transporte, a través de sus cabilderos se opusieron, y ahí sí que hay mucho dinero, que en carácter legal tiene partidas destinadas a las campañas políticas de los E.U.A. Se trata de un asunto económico, pero no de suplir la necesidad económica de los puertorriqueños a través de ayudas gubernamentales o mantengo, sino de proteger la ganancia de esos comercios de los E.U.A. que hay en Puerto Rico, operando bajo una protección contributiva que cada día los hace más multimillonarios.

Si llega la estadidad la posibilidad de que esos negocios abandonen la isla es muy real, ya que dejarían de tener el trato preferencial que han tenido hasta el día de hoy. Si llega la independencia, la permanencia de esos comercios será negociable, y no tenga dudas que a nivel contributivo aportarán más, pero tampoco dude que sea menos que lo que aportarían como estado. Si llega algo relacionado al E.L.A., simplemente eso sería agonía larga, muerte segura. El futuro de Puerto Rico no estará en un plebiscito, sino dependerá de otras cosas.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions