Banner
¿Le conviene pedir un préstamo dejando el título de su carro como garantía?
Escrito por Lcda. Lisandra Rodríguez Moreno   
Miércoles 14 de Junio de 2017 15:09

En estos tiempos de estrechez económica muchas personas están utilizando la opción de tomar préstamos utilizando su carro como garantía. Estos préstamos se han popularizado debido a la agresiva propaganda que hacen los negocios que se dedican a esta práctica y enfatizan lo fácil y rápido que es obtener el dinero.
Los negocios que hacen este tipo de transacción se rigen por la “Ley para Regular el Negocio y las Operaciones en las Casas de Empeño”.

Esta ley fue creada en el 2011 y le impone unos requisitos más estrictos a las casas de empeño que la ley anterior que regulaba estos negocios. La nueva ley contiene los requisitos para obtener la licencia de casa de empeño, hace más robusto el proceso de fiscalización y amplía la supervisión de parte de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras de Puerto Rico.

¿Qué es una casa de empeño? Una casa de empeño está definida como un negocio en el cual se presta dinero a cambio de tomar en garantía algún bien, además de comprar y vender bienes muebles. Los requisitos legales que tienen que cumplir este tipo de negocio son estrictos; el propósito principal de la regulación es para combatir el problema de que se venda propiedad robada en las casa de empeño.

¿Cómo funcionan los préstamos utilizando el carro como garantía? Como regla general, los préstamos utilizando el vehículo de motor como garantía son a corto plazo. El término para pagar el préstamo varía, según la institución que le haga el préstamo, pero no será más de 36 meses. Lo más común es que el préstamo sea para repagar entre 12 o 18 meses. Al momento de solicitar el préstamo, su carro será inspeccionado y tasado para saber el valor que tiene en el mercado en ese momento. Esto se hace para saber hasta que cantidad pueden prestarle. Siempre la prestaran una cantidad menor al valor de tasación.

La oferta de cuánto cuesta el préstamo varía de institución en institución. Lo cierto es que los intereses en este tipo de préstamo son muy altos. Las ofertas que se hacen usualmente engloban en el pago mensual el principal más el costo del préstamo, pero no le desglosan el porciento de interés que cobran. Usted puede solicitar saber cuál es el porciento de interés, para poder tener toda la información. Cuando solicita el porciento de interés, comprobará que el mismo es alarmantemente alto.

Cuando el préstamo es aprobado, usted tendrá que entregar el título de su carro al negocio que le prestó, o sea, que el vehículo tiene que estar saldo. Usted continuará en posesión de su vehículo, pero el título estará en manos de la casa de empeño que le prestó, hasta que usted termine de pagar dicho préstamo. Algunos negocios solicitan copia de la llave del carro. Además, deberá añadir a la casa de empeño que le presta como asegurado adicional, para asegurar que ellos cobren su deuda, si tiene algún accidente con su carro.

Al momento de aprobársele el préstamo, tiene que firmar varios documentos. Entre ellos se firma una autorización para que la casa de empeño haga un gravamen en el título del auto ante el Departamento de Transportación y Obras Públicas. Una vez hay anotado un gravamen en su carro, no puede hacer ninguna transacción con su vehículo. Esto incluye: vender o traspasar, ni comprar el marbete, sin la autorización de la casa de empeño. Si usted no cumple con pagar el préstamo, el negocio que le prestó puede reposeer el mismo.

Si el vehículo es reposeido a causa del impago, el negocio puede venderlo. De esa manera recuperan lo invertido, y como siempre le prestan menos del valor en el mercado, podrán ganar dinero adicional. No están obligados a saldar la deuda y darles a usted la diferencia, como ocurre con los prestamos hipotecarios.
Debido al alto costo y riesgo de tomar este tipo de préstamo, antes de obligarse con la casa de empeño, debe considerar otras opciones, como: si puede conseguir un préstamo en un banco o cooperativa, si puede salir del apuro económico hablando con sus acreedores para que le den más tiempo para pagar, si tiene ahorros que le ayuden a salir del apuro, si tiene familiares que le puedan prestar algún dinero o, si es factible usar su tarjeta de crédito.

El riesgo mayor en este tipo de préstamo es que si usted no puede pagar al prestador el dinero que le debe, el prestador puede quedarse con su carro. La mayoría de las veces, las personas que toman este tipo de préstamo, el vehículo que gravan es su único medio de transporte. Perder su carro podría ponerlo en una situación peor, debido al deficiente sistema de transportación pública que tenemos en nuestro país.

No todas las personas deberían expo-nerse a adquirir este tipo de préstamo, debido a que podrían quedar en una posición más vulnerable que la que estaban. Si no paga, pierde el carro y afecta más su crédito. Como consecuencia, se encontraría ante la difícil situación de conseguir transportación para ir a su trabajo o sus citas médicas. Es recomendable que únicamente haga este tipo de transacción si está bien seguro que podrá pagarlo y para atender alguna situación de emergencia. Si conoce alguna persona que esté en aprietos económicos, compártale esta información.

La información brindada en este artículo, es una orientación general y no debe ser considerada como una consulta legal específica. Para una consulta personalizada, se pueden comunicar a la oficinas del Estudio Legal Rodríguez Moreno, al 787-603-5199, o visite nuestra página de Facebook o web: www.estudiolegal-pr.com.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions