Banner
Vivo de la Esperanza
Escrito por Pablo “Pablin” Centeno Rivera   
Miércoles 07 de Junio de 2017 14:13

El pasado mes de mayo me invitó a reflexionar sobre mi trayectoria por los caminos de la vida. Completé siete décadas desde que nací, celebré 53 años de graduado de la escuela superior, y decidí terminar varios trabajos o escritos, sobre temas relacionados con mi pueblo y su gente, lo que significa que el pájaro volador, que habita en mí, se ha dado cuenta que es tiempo de ir preparando el tren para el inminente aterrizaje.

Los que nacimos en los años cuarenta vivimos parte de los tiempos de extrema pobreza, los llamados pies descalzos, el penetrante olor a tabaco de las despalilladoras, el centavo de pan y mantequilla, los cinco centavos de la guagua de Valiente que nos llevaba a la escuela, y además hemos sobrevivido a la época moderna de las vacas gordas, del internet y el celular, y las combinaciones con tennis de marca y de todos los colores.  Lógicamente este choque generacional ha complicado el escenario de nuestra existencia y a veces sentimos que estamos extraviados en el Jurassic Park de la vida.

Mis amigos estadistas e independentistas me escriben en Facebook que soy un colonialista que vivo sembrado en la “gloria” de los tiempos de Luis Muñoz Marín; como el último mohicano. En la dinámica me defiendo, como gato boca arriba, siempre controlando los impulsos salvajes del fanatismo para no ofender a los que sin duda son mis amigos en el Facebook.

No obstante, acostumbro autocriticarme, analizando los comentarios que recibo, para ajustarme a lo que llamo los nuevos tiempos y el cambio de visión de los Estados Unidos para con nuestro País. Si bien es cierto que en el 1952, con el Estado Libre Asociado, hubo una Constituyente y la aprobación de La Ley 600 aprobada por el Congreso de los Estados Unidos que autorizó al pueblo de Puerto Rico el control de las actividades del gobierno interno, no es menos cierto que el poder soberano de nuestra patria quedó en manos del Congreso. Ahora en el 2015 Estados Unidos rectifica y dice que Puerto Rico es un territorio de USA según el Tratado de París.

Sin duda el gobierno de Estados Unidos ha ido arreciando un discurso hostil, agresivo, desagradable, hacia Puerto Rico entendiéndose que los americanos han ido perdiendo interés dentro de una relación por lo que se entiende le cuesta mucho dinero y poco provecho para sus proyecciones como potencia mundial.

En otras palabras, el Estado Libre Asociado sale caro a los norteamericanos y se inclinan más por una separación que por la integración. De ahí que el partido de gobierno, que promueve la estadidad, se juegue todas sus cartas en un “Plebiscito”, en el que correrán solos, en busca de presionar al Congreso, Tribunal Federal y Presidente para que se exprese y viabilice un proyecto de estadidad para Puerto Rico. Desde mi punto de vista dicho proyecto está en destiempo en vista de la situación fiscal que atraviesa nuestra Isla, un presidente que no simpatiza con los latinos, la resistencia de grupos contrarios a la asimilación de nuestra identidad, cultura, idioma; cuyo activismo es notorio hasta en los Estados Unidos.

Por lo tanto, los puertorriqueños estamos frente a nuevos escenarios -contrarios a los tiempos de la guerra fría con Cuba y la Unión Soviética- otros estilos de hacer la guerra, concentración de la economía en Europa y Asia, y un Estados Unidos que nos mira distinto.  El economista Elías Gutiérrez sugiere que los abuelos concienticemos a los nietos como esperanza de un nuevo amanecer.

Eduardo Lalo, el escritor, dice que somos un pueblo “atontado” por la Junta de Control y el desaliento de un gobierno impotente. Paulo Cohelo escribe sobre la famosa Caja de Pandora.  El mito griego de una mujer llamada Pandora que cargaba con una caja a la que tenía prohibido que se abriera.  Alguien se aventuró a abrirla y descubrió allí todos los males del mundo. El Plebiscito puede ser una caja de Pandora. Solo una cosa quedó en aquella caja, la esperanza.  Desde entonces, no descanso en los sueños de Muñoz, vivo de la esperanza.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions