Banner
Los Polluelos y Los Pescadores Necesitan un milagro
Escrito por Duldin Meléndez   
Jueves 01 de Junio de 2017 14:17

Con la temporada 2017 del Béisbol AA ya en las series, en la sección central el desánimo entre los miles de seguidores está en el piso. Aman esta pelota y aunque las asistencias han tenido una merma grande en los equipos, lo cierto es que ellos (fanáticos) se preparan para las finales y es el momento propicio para que algunos apoderados puedan recuperar parte de lo invertido.

No hay duda que equipos como Cayey, Cidra y Aibonito mantienen una buena fanaticada detrás de su equipo. ¿De dónde salió esta ridícula idea de acortar las series a 5-3?

Dicen que para muestra solo un botón basta. Tomemos el comienzo de la series en la sección central para evaluar esta descabellada decisión. Si hay apoderados que no pueden cumplir con lo que se comprometieron, quítense. Dejen el camino para que otro venga y haga el trabajo.

Tomemos las series. Cayey y Aibonito. Los Toritos aventajan a Los Polluelos 2-0 y esta podría terminar este próximo viernes. ¿Cuáles son las oportunidades de los Polluelos? Podemos decir casi ninguna. Se enfrentarán a Fernando Cabrera, quien no ha permitido carreras en 36 entradas. Si fuera de 7-4 las estrategias cambian y tal vez no hubieran puesto a Tomás Santiago contra Cabrera y todo hubiera sido diferente. Tomás puede ganar con dos carreras de ventaja y Aibonito podría lucir mejor ofensivamente con otros de los lanzadores iniciadores de Los Toritos.

En asistencias Los Polluelos hubieran salido beneficiosos con par de partidos en la casa polluela. El apoderado Edwin Ramos hubiera recuperado algo de lo invertido. Ahora es todo cuesta arriba. Un milagro  se necesitaría para sacar a Los Polluelos de este atolladero.

Cayey de igual manera. Partidos de 1,400 fanáticos. Podrían ustedes imaginarse lo bueno que hubiera sido económicamente una serie al máximo de siete partidos. Una confrontación de Fernando Cabrera y Tomás Santiago en un séptimo partido. Eso es ya soñar con pajaritos preñados.

Ambas series Cidra vs. Comerío y Cayey vs. Aibonito podrían terminar este viernes. Miguel Martínez, quien debe ser el lanzador del año en la sección central tratará de terminar con Los Pescadores. Mientras que en el otro lado Fernando “Lobo” Cabrera tratará de acabar con Los Polluelos.

Los fanáticos quieren ver más béisbol. “Esto se está convirtiendo en una Coliceba” señaló un fanático molesto con la liga y con aquellos apoderados que se prestaron para cambiar las series. “Me imagino que ya están pensando a reducir la temporada regular a 12 juegos. Entonces perderán muchos fanáticos que una vez pase el tiempo no podrán recuperar.

La liga se encareció. La llegada de los profesionales puso a correr a todo el mundo. Escribimos en otras ediciones sobre los equipos y les aconsejamos que tuvieran cuidado porque a la larga pudieran haber equipos con más de seis profesionales. Llegaron los profesionales para quedarse. Supuestamente hay un tope pero todos sabemos cómo se hacen las cosas en la Doble A. De eso en particular ya ni se habla. Muchos profesionales vienen a la liga y su rendimiento es mucho menor a los aficionados. Pero entonces llega el momento donde los aficionados exigen sus aumentos y los apoderados se afectan grandemente en lo económico.

¿Quién le pone el cascabel a este gato? Tírense al charco. Con esta reducción en las series este béisbol perdió su escencia. Perdió la gran oportunidad de recuperar grandes fanáticos, alejados tal vez por las malas decisiones de la liga. Los equipos generan menos información porque prefieren las redes. Pregunto yo ¿y los fanáticos tradicionales los de edad media y avanzada tienen el apego por la tecnología que hoy dominan los jóvenes? Esto es algo que los apoderados tienen que evaluar en su momento.

Muchos equipos pudieran desaparecer. Ya hay un éxodo de apoderados y esta lista podría ir en aumento según se eliminen los equipos. Como sucede con los equipos que dependen parcial o totalmente de un gobierno, muchas cosas no fluyen precisamente porque ante la situación que enfrenta Puerto Rico, esta bien difícil poner sus ahorros para que los federativos continúen tomando medidas que en vez de ayudar lo que hacen es empujar al abismo a estos sacrificados apoderados. Los gobiernos tienen prioridades y en muchas ocasiones el béisbol no lo es.

Lo cierto es que aunque no han comenzado las Series Finales de este Béisbol, los equipos ya están en el fondo de la tabla de información, atrapados en la redes sin darle la atención que merece la verdadera situación de la liga.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions