Banner
Se estrelló el Plebiscito
Escrito por Lcdo. Jorge M. Díaz Rodríguez   
Miércoles 19 de Abril de 2017 17:35

Al mencionar la palabra estrellarse rápido pensamos en el avión que se cae o en el vehículo que chocó. El diccionario de la Real Academia Española, entre otras, establece que se trata de fracasar en una pretensión por tropezar con un obstáculo insuperable. ¿Qué es un plebiscito? El diccionario establece que se trata de una consulta que los poderes públicos someten al voto popular directo para que apruebe o rechace una determinada propuesta sobre una materia política o legal.

Nada más parecido al Puerto Rico del 2017. El P.N.P. fortalecido en principio por una determinación judicial aprueba la celebración de un plebiscito donde el E.L.A. conforme al derecho aplicable queda desahuciado, y aunque usted pueda discrepar, legalmente no estaban lejos de la realidad.

Tenían la anuencia del P.I.P. y otros grupos dentro del mismo P.P.D. para dar un paso de avanzada, y lograr llevar ante los E.U.A. una solicitud de cambio de “status”. ¿Qué si tenía una acción cargada hacia la estadidad? Digamos que sí, pero la realidad es que eso se ajustaba a los hechos del momento. No se trataba de dejar al E.L.A. fuera, sino de reconocer que ya esa fórmula no tiene posibilidades legales.

No se trata de lo que quieran los Rafael Hernández Colón y Héctor Luis Acevedo de la vida, sino de lo que los E.U.A. estén dispuestos a darnos. ¿Y la estadidad? Pues está en el mismo barco, ya que no depende de lo que el P.N.P. diga será el componente de la estadidad, sino de lo que los E.U.A. esté dispuesto a dar. ¿Hay manifestaciones claras que demuestren que los E.U.A. están dispuestos a ofrecerle la estadidad a Puerto Rico? ¿Hay algún compromiso en relación al por ciento que aceptaría los E.U.A. como requisito para brindarnos la estadidad?

No se trata de llevar un 70% o un 80% o un 90% o un número mayor, sino del compromiso de los E.U.A. con el resultado del plebiscito. No hay compromiso alguno, y la percepción que el partido de gobierno quería llevar ante el país se fue por la borda, cuando el Departamento de Justicia Federal validó una posición colonial, lo cual no es cónsono con lo resuelto por el Tribunal Supremo Federal el pasado año.

En este momento los que queremos que el problema del “status” se resuelva, hemos sufrido una gran decepción cuando el gobernador Ricardo Rosselló Nevárez en vez de enfrentar a los E.U.A., y exigir seriedad y compromiso, simplemente accedió a dar parte a un E.L.A., reconocido internacionalmente como colonia, sin posibilidades legales, y desahuciado por el Tribunal Supremo de los E.U.A. Era momento de exigir la inclusión de formulas no coloniales y la aceptación del resultado a base de una manifestación porcentual en específico.

El aceptar incluir el E.L.A. choca contra lo que es el principio que ha defendido el P.N.P., el cual siempre ha sido uno anticolonial. ¿No obstante por qué aceptar incluir el E.L.A. sin dar la pelea tal y como se había comprometido el P.N.P. con el P.I.P.? El efecto del resultado del plebiscito se convierte en uno de carácter político partidista, y deja de ser uno de carácter serio.

El resultado sólo servirá para que los E.U.A. mantengan su posición de inacción y para que a nivel local el P.N.P. celebre una victoria abrumadora, con el efecto político de hacer daño al P.P.D. y crearle inestabilidad. ¿Pero qué estabilidad puede tener un partido que sólo se aferra a un “status” de carácter colonial? Yo no tengo dudas que el plebiscito se estrelló, y que aunque en condiciones normales el resultado a favor de la estadidad no hubiera logrado la misma, en este momento la situación es peor, ya que ni será tomado en serio.

Sin compromiso de los E.U.A. en cuanto al resultado, el plebiscito sólo servirá para agitar las masas, y para nada más. Escucharemos los chijí y chijá de los P.N.P. en cuanto a la victoria abrumadora y los del P.P.D. en cuanto a lo inconsecuente de lo ocurrido. ¿Cuál será el neto? Seguiremos siendo una colonia, a menos que algún congresista de esos sureños, fundamentado en el resultado a favor de la estadidad, decida proponer se nos otorgue la independencia. ¿Será eso posible? Nada queda fuera de las posibilidades.

¿Y el proyecto de la estadidad de Jenniffer González, cuántos auspiciadores tiene? ¿Qué motivaría a los E.U.A. a darnos la estadidad, será el petróleo o las minas de oro, plata o cobre que tenemos? Pero es que no tenemos nada de eso. Tenemos que encontrar la motivación de los E.U.A., no la nuestra.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions