Banner
Reflexión en la Semana Mayor
Escrito por Lcdo. Orlando Maldonado   
Miércoles 12 de Abril de 2017 15:19

Por nada del mundo pretendería endilgarles un sermón de corte religioso. Mucho menos convertirme, ipso facto, en uno de esos mercaderes del templo que  conocemos. Eso lo dejo en manos de aquellos que, irónicamente, haciendo alardes de opulencia, tratan de convencer a sus seguidores para que vivan en humildad y de esta manera se acerquen con menos dificultad a la salvación divina. No obstante, creo que es buen momento para darle pensamiento a algunos de los asuntos que de una u otra manera nos afectan a todos.

situación política y económica de Puerto Rico continua siendo precaria y a pesar que se ha generado una intensa discusión sobre ambos temas, lo cierto es que estamos muy lejos de ver luz al final del túnel. Sin entrar en las razones que causaron la debacle económica y la permanente indefinición política, es tiempo ya de tomar las cosas en serio. La unión de voluntades ayudaría mucho para lograr las soluciones necesarias.

Para la mayoría de los creyentes, Jesús murió porque era el hijo de Dios, por ser fiel a la verdad y por hacer el bien. Para otros, fue víctima de una persecución de parte de los que gobernaban porque su discurso promovía la igualdad entre los seres humanos, algo que se consideraba muy peligroso para el orden establecido. Por las enseñanzas y esfuerzos de inspiradores como Jesús, Ghandi, Luther King, Madre Teresa y otros que por la limitación de espacio no menciono, el mundo en el que hoy vivimos no está peor, aún cuando las grandes potencias imperialistas insistan en jugar a la guerra.

Tomando en consideración que todos tenemos una misión en esta vida y que a pesar de las adversidades debemos intentar cumplirla, es una obligación identificar las cosas que nos unen como pueblo para entonces atender los asuntos más sensitivos que tienden a separarnos en tribus.

Hacer el bien y respetar los derechos de los demás se nos hace muy difícil en estos tiempos en que la avaricia y el materialismo son los valores más preciados. Aún así, podemos aspirar a que las madres y los padres críen  a sus hijos para que sean ciudadanos de bien, a que los estudiantes completen sus grados universitarios y se conviertan en profesionales que aporten al desarrollo económico del país, a que los trabajadores reciban un salario digno y mejores condiciones de empleo y a que los líderes comunitarios y políticos cumplan con su responsabilidad siempre buscando el bien de los demás.

En la Semana Mayor usted puede irse a la playa, al campo o simplemente, quedarse en su casa. Lo importante no es donde usted se encuentre, lo importante es que separe unos minutos en el largo feriado y reflexione sobre lo que Puerto Rico necesita para salir del abismo en el que lo han arrojado.

Si usted es de los que cree que en la Tierra se hace la voluntad de Dios y acostumbra a hacer oración, hágalo esta semana para que Dios ilumine las mentes de las personas relacionadas con la huelga en la Universidad de Puerto Rico, por nuestros líderes políticos que deberán tomar importantísimas decisiones en el futuro inmediato y a los miembros de la Junta de Control Fiscal para que sensibilicen su discurso y sean más humanos cuando impongan las condiciones para el pago de la deuda pública. Hágalo también por los líderes mundiales para que desistan de utilizar la guerra como único remedio a los conflictos entre naciones.

Con todo lo que está ocurriendo en el mundo, se impone una reflexión profunda. La Semana Mayor nos regala una excelente oportunidad para ello.

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions