Banner
Lcdo. Manuel Santiago Álvarez Un prócer de nuestro tiempo
Escrito por Socky Ortiz   
Miércoles 29 de Marzo de 2017 16:24

¡Mírenlo por dónde va! ¡Es un prócer de nuestro tiempo! De los que todavía existen y transitan cada día alrededor nuestro. Cidra tiene muchos de ellos. Son caballeros sin capas ni espadas y damas distinguidas sin abanicos y trajes de cola.

Gente como tú y yo que viven sus vidas de manera sencilla. Se “camuflajean” entre nosotros para no ser vistos y vivir sus vidas de forma plácida, alejados del bullicio de los tiempos modernos, que no perdonan sus pasos cansados y lentos.

Muchas veces, sin desearlo habitan en el mundo invisible, al cual los marginamos porque no nos detenemos para saludarles y hablar con ellos. Nuestros afanes de cada día nos convierten, sin quererlo, en seres impersonales e indiferentes.

Pero ellos existen y están entre nosotros. Son seres a los que la vida los dotó con capacidades, talentos, ingenio e inteligencias especiales. Hicieron lo que les tocó hacer sin grandes presunciones, solo con la alegría y sencillez  que produce hacer lo que se ama, y esto los hizo grandes.

No hay duda que nuestro pueblo les separará una página en su historia y los recuerde cuando ya no estén, como homenaje póstumo, mientras hoy se nos pasa el tiempo sin detenernos a honrarlos con nuestra admiración, respeto, compañía y tiempo.

Uno de ellos está todavía entre nosotros. Como caballero andante en una época moderna camina hacia su carrito de cuatro ruedas, que los sostiene por todo el pueblo. Es su amigo de andanzas, su Sancho Panza, que lo sostiene y lo va acompañando en silencio todo el día, mientras él camina el pueblo soltando recuerdos e historias de un pasado que todavía se resiste a morir en su memoria lúcida.

Es para los que se le acercan un manantial de vivencias, de una vida culta y una crónica de tiempos pasados. Relatos de otro Cidra, que para él es mucho mejor que el de hoy.

Conoce cada familia, rincón, anécdotas, sucesos de nuestro Cidra de casi un siglo. Es una enciclopedia sobre dos pies. Es un placer oírlo. ¡Quién pudiera tener un cuaderno en las manos para registrar sus historias con datos y hechos.

Más de la mitad  de su vida la ha dedicado a estar entre documentos legales. Sabe hacer muy bien su trabajo, el que todavía realiza con esmero, profesionalismo y claridad mental. Es un maestro en su profesión. Pudo acumular bienes y tesoros, pero solo deseo acumular amigos, años, memorias e historias.

Es un comunicador innato por excelencia. Las palabras fluyen como agua de riachuelo, de entre sus labios con una facilidad que sorprende. Su rostro afable aniñado por el paso de los años lo hacen confiable, amigable y desear su compañía.

Recientemente cumplió ochenta y ocho años y un grupo de comerciantes y amigos, a los que frecuenta diariamente en sus paradas diarias, celebró sus años… ¡Qué bien se sintió y cómo disfrutó ese momento! Fueron ellos Johnny, Bebé, Papo Gutiérrez, Juan Félix Fernández, Carlos (T. Decora).

Y ¿Quién es él? Es el Lcdo. Manuel Sergio Santiago Álvarez (Lcdo. Manolito). Producto de nuestro pueblo y de nuestro país. Hecho a mano, como diríamos en Cidra, como un gran producto artesanal, único, diferente y valioso.

Fue parte de una gran familia de ocho hermanos, de los cuales sobreviven su hermana Doña Milagros Santiago Álvarez y él. No tuvo hijos pero tiene una sobrina a la que ama como su hija.

Fue formado académicamente en nuestras escuelas públicas (Cidra y Caguas) y en UPR de Río Piedras. Siempre fue un estudiante sobresaliente, graduándose con honores  y Cum Laude. Obtuvo un Bachillerato en Ciencias Sociales y un grado de Bachiller en Derecho en 1954, cuando el siglo empezaba a levantarse de sus letargos centenarios para enfrentar nuevos tiempos.

Desde ese mismo año, luego de revalidar, empezó a ejercer el Derecho y La Notaría, especialmente en asuntos civiles. Todavía realiza sus trabajos con arte, ingenio y destrezas de un Maestro experto.

Es nuestro, es de todos. ¡Acerquémonos a él y tomemos de su pozo el agua de su sabiduría y experiencias de vida! Tiene mucho que contarnos. Sabe  mucho de todo y todavía puede hacerlo mientras camina por nuestro pueblo, calle arriba y calle abajo con su leal amigo de cuatro ruedas, como queriendo matar el tiempo o revivirlo.

Él es “como árbol plantado junto a arroyos de agua que da su fruto a su tiempo y hoja (memoria y legado profesional y de vida) no cae.” (salmo 1)

Felicidades Lcdo. Manolito…Has superado la edad de los más robustos… ¡Hurra! ¡Qué cumplas muchos más!

 

anuciate aqui

Joomla Guru's
Creative Solutions